• Announcements

    • AdminDani

      SOBRE LAS CITAS   01/23/2016

      Chic@s, quería llamaros la atención sobre una cosa que vengo observando se repite contínuamente: las citas. Veo gente que hace citas pequeñas y otros enoooooooormes. Esto es un foro y desgraciadamente tiene un límite de capacidad con lo cual, al citar grandes textos o hacerlo contínuamente, el espacio se va reduciendo lenta pero inexorablemente y deberíamos volver a cambiar de lugar en cuanto la capacidad estuviese completa, pareciendo nómadas en vez de foreros. Yo os quisiera proponer unas pocas normas sencillas pero efectivas: 1. Si se han de citar las palabras de alguien, se citan pero tomando sólo esa frase que nos interesa destacar. Como cuando se hace una cita se puede borrar el texto que no interese...se borra respetando los QUOTE y quedará más pequeña consiguiendo dos cosas: que se lea más fácilmente el mensaje y que se centre en el asunto que desea destacar quién la hace. Hay alguien que se lea la cita?? Si es corta se le echa un vistazo pero si es larga simplemente se lee la frase nueva porque lo citado ya lo hemos leído antes. Si no se tiene habilidad para respetar los QUOTE, simplemente se copia la frase a destacar y se pega en nuestro mensaje utilizando esa especie de "bocadillo" que hay junto al arbolito de insertar fotos, pues para eso sirve. 2. Si deseáis responder al que acaba de escribir, no hace falta citar creo yo, pues los mensajes salen seguidos pero como puede dar la casualidad de que mientras se esté escribiendo el mensaje alguien se nos adelante y el suyo salga antes que el nuestro, propongo que se diga directamente: Para Fulanito (el citado), y a continuación lo que se le quiera decir. Las citas son interesantes y para eso están pero por favor, limitadlas cuando y cuanto podáis porque si todos citamos cada mensaje que sale (como está ocurriendo últimamente) este foro se nos saturará antes de lo que pensamos, y más teniendo en cuenta que cuando se emita el programa cien de nuestra Koko en Hispanoamérica..... puede que haya una avalancha de nuevos foreros como ocurrió cuando se emitió aquí en España. Si colaboramos todos un poquito, tenemos foro para rato y además, a primera vista queda como más limpio también. Gracias por vuestra atención, el Staff.

oldgarcia

Donante
  • Content count

    1,105
  • Joined

  • Last visited

Posts posted by oldgarcia


  1. Pues ya somos tres. Leí, o más bien devoré, El camino con doce o trece años cumplidos y me convirtió en un seguidor incondicional de Delibes. Luego llegaron Las ratas (y el Nini, otro inolvidable personaje preadolescente) y Los santos inocentes, y el maravilloso Diario de un cazador, que me encantó pese a que a mí el asunto cinegético jamás me ha tirado.

    Reconozco que apenas he seguido su obra más reciente (he leído El hereje y poco más), pero desde aquellos años guardo un gran recuerdo de Delibes.


  2. El otro día vi un librito ilustrado de poemas de Boris Vian con una edición magnífica y de una editorial (Demipage) que desconocía. En su web veo que, además de publicar, se dedican a los servicios editoriales. ¿Alguien sabe algo de ellos?


  3. Me gustaría que se lo diesen a Roth, la verdad, pero no sé si es "demasiado conocido". De los favoritos, además de los sospechosos habituales (Eco, Murakami, Goytisolo, Auster) también me gustan mucho Doctorow y McCarthy, pero no sé si tienen muchas opcines.


  4. La mazmorra es una maravilla, como casi todo lo que pasa por las manos de Sfar y Trondheim. Me uno a la recomendación de Macedonia. :friends:

    Con respecto a lo de Disney y Marvel, parece que de momento solo ha servido para azuzar a los herederos de Kirby, que aún siguen peleando por sus derechos intelectuales.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/Nubarrones/venta/Marvel/elpepucul/20090922elpepicul_4/Tes


  5. Me acaba de llegar un cargamento de Amazon y me siento demasiado culpable para enumerar todas las compras. :)

    A priori, lo más jugoso son cuatro libros de ensayos de Slavoj Zizek, al que he seguido con curiosidad en Internet y en diversos medios. A ver si me confirma las buenas impresiones que siempre he tenido de él. Además, The Rest is Noise, una historia de la música del siglo XX escrita por Alex Ross y que se acaba de publicar Seix Barral en España con el extraño título "El ruido eterno", y Team of Rivals, una biografía sobre Lincoln y su gabinete que se puso de moda hace un tiempo cuando Obama desveló que era uno de sus libros de cabecera. A ver si puedo echarles el diente pronto.


  6. Coincido por completo, para variar, con la recomendación de Rosenkavalier. Es como si los de Pixar tuvieran un mando a distancia para controlar las emociones de la audiencia. Dicen: "Ahora toca llorar", y lloras desconsoladamente; cinco segundos después, "Ahora toca reír", y eres incapaz de contener las carcajadas. Te llevan de la mano y tú, cual pelele, solo eres capaz de pensar en la suerte que tiene el mundo de contar con estos locos geniales. Ojalá puedan seguir haciendo lo que les da la gana durante mucho tiempo.

    Y ya que estamos, os recomiendo un maravilloso libro que destripa el proceso de producción de la película y está repleto de ilustraciones maravillosas. Pinchad en "Click to look inside!" para echar un vistazo a unas cuantas páginas.

    http://www.amazon.com/reader/0811866025?_encoding=UTF8&ref_=sib%5Fdp%5Fpt#noop


  7. Pato, si me ha gustado Seda, recomiendo su lectura, está narrado muy bien y en capitulos muy pequeños, se lee como la seda.

    Como algo tan insignificante como la seda cambia la vida de las personas.

    Echadle un vistazo a Océano mar, del mismo autor. Una auténtica delicia.


  8. Rosen, en prensa sí recuerdo haber leído un par de necrológicas extensas y laudatorias de Updike, pero cierto es que su fallecimiento ha pasado bastante desapercibido en otros medios.

    Hoy toca estilo telegráfico: he leído Arrugas, de Paco Roca, Premio Nacional del Cómic de este año. Hasta ayer, jamás había llorado leyendo. Sí he sentido el clásico nudo en la garganta, algunas punzadas intranquilas o la desazón producto de la inquietud por la suerte de algún personaje o por el devenir de la historia, pero jamás había sentido el torrente de emociones que sentí anoche mientras leía esta maravilla.

    He leído miles de tebeos al cabo de mi vida, de todos los géneros y colores. Me he emocionado con el lirismo de Gaiman, me he maravillado con la prosa de Moore, me ha apabullado el exotismo alienígena de Moebius, Morrison me ha llevado por caminos extraños, Craig Thompson se ha hecho un hueco en mi corazón, he disfrutado con el trabajo de cientos de autores europeos, estadounidenses, japoneses... pero no encuentro comparación posible con esta maravillosa y modesta obrita.

    Un sencillo ruego: si no habéis leído un solo cómic en vuestra vida, empezad por éste, por favor. Arrugas, de Paco Roca, editado por Astiberri (juro que no me llevo comisión).


  9. Me ventilé el tocho de Savater sobre la literatura y el cine de "aventuras" (Misterio, emoción y riesgo) y me gustó bastante. Pese a que se nota la procedencia variopinta de los artículos y la entrada del libro es una deeeeeensa disertación acerca de la diferencia entre "narración" y "novela de ideas", hay capítulos magníficos, como los dedicados a Stevenson, Wells o Conan Doyle, y me ha descubierto unas cuantas obritas y autores desconocidos que he apuntado diligentemente.

    También me leí Fairway to hell, de Carl Hiaasen, autor rebosante de mala leche y de genialidad, una de las mejores plumas humorísticas contemporáneas. En este caso, se centra en la vuelta del autor al golf, con lo que es solo recomendable para aficionados a este deporte. No obstante, recomiendo fervientemente a los que lean en inglés que se hagan con un ejemplar de Sick Puppy, por ejemplo. En España está prácticamente inédito, no sé si como consecuencia de la masacre a la que sometieron en el cine a una de sus novelas (Striptease, la cosa aquella con Demi Moore).

    Ahora ando liado con otro libro de relatos de golf de John Updike, bastante irregular por tratarse de una recopilación apresurada. Eso sí, hay algunos relatos magistrales, como suele ser este autor.

    En cuanto al cómic, he aprovechado para leer un par de obras que tenía en casa desde hace tiempo: Rapsodia húngara, de Vittorio Giardino, una enrevesada obra de espias ambientada en el Budapest previo a la Segunda Guerra Mundial, con un gran guion y un dibujo claro aunque preciosista, y El caso del collar, de Edgar P. Jacobs, otro de los casos clásicos de Blake y Mortimer, con todos los elementos que los convirtieron en un auténtico clásico del cómic franco-belga y un fenómeno editorial en la zona.

    En cuanto acabe el Updike creo que empezaré con La gran marcha, de E. L. Doctorow, que lleva mirándome con deseo (y yo le correspondo) desde hace unos meses.


  10. He acabado Freakonomics y me ha gustado bastante, pese a su planteamiento disperso (¿o se dice "multidisciplinar"?). Contiene algunos estudios curiosos (¿En qué se parece el Ku Klux Klan a los agentes inmobiliarios? ¿Por qué siguen viviendo con sus madres los traficantes de crack?) y resulta bastante ameno.

    Ahora acabo de empezar "La casta de los metabarones", de Jodorowski y Juan Giménez, la edición completa que sacó Mondadori hace un tiempo. Por ahora me está gustando bastante, pese que que el carácter épico del relato se ve lastrado por los narradores de la historia, una especie de robotijos en plan R2 y C3PO que no me parece que peguen ni con cola. Jodorowski está bastante contenido y alejado de sus desvaríos de otras obras y Giménez sigue siendo el mejor dibujante de "tecnología sucia" del mundo, y con el tiempo ha mejorado una barbaridad con las figuras humanas.

    Cuando acabe con esto, empezaré "Misterio, emoción y riesgo" de Fernando Savater, un voluminoso ensayo magníficamente editado y centrado en las novelas y películas clásicas de aventuras y ciencia-ficción.


  11. Juer, Babayu, grandiosos comentarios de dos pelis que tengo en la agenda. Me pongo como deber rebuscar en este mismo hilo y leer las recomendaciones anteriores.

    Rosen, yo también estoy encantado de que sigáis por aquí, por supuesto, aunque no comparto tu opinión sobre Zodiac. :dont-know: Pensaba que, cuando te referías a las obras menores de Fincher, estabas pensando sobre todo en La habitación del pánico, para ti totalmente olvidable.

    Zodiac me interesó, me enganchó y acabó atrapándome, pese a su ritmo pausado. Además, me reconcilió con Mark Ruffalo, al que tenía encasillado como "guapo de comedieta" y que sale bien parado del duelo interpretativo con el resucitado Downey Jr. y el eficaz Gyllenhaal. El caso es que suelo coincidir con muchas de las cosas que recomiendas, y tu gusto en cine clásico se aproxima mucho al mío (acabo de leer el cuarteto de directores preferidos que mencionas en el hilo de Comentarios de las ediciones diarias), pero en esto no coincidimos...

    No obstante, veré la de Benjamin Button tomando las precauciones pertinentes. :)


  12. Me sigo incorporando a marchas forzadas a mis hilos favoritos...

    Acabé la semana pasada Las hazañas del brigadier Gerard, de Conan Doyle. Me encantan los "personajes menores" de Conan Doyle, como este húsar bravucón y bobalicón, o el incalificable profesor Challenger de sus maravillosas El mundo perdido y El cielo envenenado.

    También zanjé una de mis viejas cuentas pendientes y me ventilé un clásico, El corazón de las tinieblas, en la preciosa edición que sacó Galaxia Gutemberg hace un par de años con traducción de Sergio Pitol e ilustraciones de Ángel Mateo Charris. El lenguaje preciosista de Conrad hizo que, en algunos momentos, la incredulidad estuviera a punto de imponerse, pero la novela me terminó atrapando. No sé si su fama está justificada, pero me vale con que al menos sirviera para dar pie a la obra maestra de Coppola.

    Aproveché para ventilarme Una breve historia de casi todo, que me recomendó hace unos meses Juan, y la verdad es que no está mal. Pese a algunos gazapos sonrojantes en la traducción y el empeño del autor en dotar a todos los capítulos de elementos "amarillistas" relacionados con la extinción de la vida en la Tierra en diversas modalidades (aunque estas notas puedan estar justificadas), el libro está bien estructurado y sirve para que los que nos dejamos las ciencias aparcadas en COU refresquemos conceptos y tengamos una visión global del avance de las distintas ramas de la ciencia. Por lo que he leído, la gente con una formación científica más sólida se suele quejar de que el libro se queda en la superficie y aborda con ligereza ciertos temas (además de que está escrito por un especialista en libros de viajes, qué cosas), pero creo que no está nada mal.

    Acabo de empezar Freakonomics, un ensayo sobre aspectos curiosos de la vida vistos desde el punto de vista de un economista de extrañas ideas, y que aborda cuestiones variopintas. No sé si tendrá chicha o será una chorrada como un piano, pero las primeras 50 páginas me las he leído de un tirón. Aquí tenéis algunas páginas:

    http://www.freakonomics.es/

    Y me he hecho una larga lista con las recomendaciones de los últimos meses. Que sepáis que os odio... (poco, eso sí). :blush:


  13. Anoche me di un atracón y acabé El libro de las ilusiones, de Paul Auster, tras tenerlo durmiendo el sueño de los justos (indebidamente) durante casi un año. Ahora me voy a meter con Ángeles asesinos, de Michael Shaara, un descarnada novela acerca de la batalla de Gettysburg que obtuvo hace un buen puñado de años el Pulitzer.


  14. El caso es que en cine creo que no soy "antinada". Creo que dentro de todos los géneros y subgéneros hay películas salvables o, directamente, apreciables (incluso entre las comedias románticas tenemos cosas de Rob Reiner o Cukor o tantos otros).

    Con el tiempo, creo que he desarrollado cierto instinto para las películas y, cuando las estrenan, las suelo meter en el correspondiente cajón mental: 1 - "imprescindible verla en cine", 2 - "la veo en DVD en cuanto salga", 3 - "a ver si la ponen en el Digital", 4 - "si me la encuentro algún día, ya veremos" y 5 - "ni jarto de vino".

    Reconozco que tengo una vena "cinéfilo-chamarilera" que me hace ver cosas muy raras y muy malas, por el mero placer de disfrutar con lo lamentables que son ciertas películas. Por otro lado, suelo evitar las películas con tufillo a Estrenos TV y el cartelito "Esta película está basada en hechos reales" me suele poner los pelos de punta (los de los brazos, que ya sabéis que ando escaso :D).

    En cuanto a literatura, comparto el aborrecimiento por los libros de autoayuda (leed "Happiness", malandrines :D) y no he leído nunca novela rosa (esos torsos masculinos desnudos en las portadas... esas melenas al viento... :D), aunque seguramente haya algo por ahí entretenido.

    P.D.: Y la batalla de Minas Tirith de El retorno del rey (El señor de los anillos III) es uno de los momentos más épicos y sobrecogedores de la historia del cine, superada por el desembarco de Salvar al soldado Ryan y cuatro cosas más. :D

    P.D.2: Scorsese es Dios y los Coen sus profetas. :D


  15. Acabo de releerme Desayuno en Tiffany's de Capote, la edición de Anagrama que se complementa con otros tres relatos breves, y creo que he disfrutado mucho más que la primera vez. La prosa de Capote es precisa, hermosa, carente de alharacas innecesarias y es capaz de dibujar una escena o una personalidad en muy pocas líneas: la primera vez escena en la que aparece Holly Golightly es una auténtica maravilla descriptiva y no recurre a ninguno de los recursos habituales. Basta con el desenfadado parloteo de Holly para hacerse una idea cabal de cómo es.

    Los otros tres relatos que complementan el volumen son menores en extensión, que no en calidad, y me ha maravillado la abrumadora belleza de Un recuerdo navideño, una narración que había escondido en lo más recóndito de mi cerebro y que me ha encantado recuperar.

    Además de estar releyendo las obras completas de The Far Side, las lisérgicas viñetas de Gary Larson, he empezado a leer Crimes against logic, de James Whyte, un afilado ensayo en el que se diseccionan todos los razonamientos tramposos, las tácticas desinformativas y las argucias retóricas que pueblan tanto la política, como el periodismo o incluso nuestra vida diaria. Desde el célebre "todo el mundo tiene derecho a opinar" al paternal "porque lo digo yo", todo desde un punto de vista agudo y divertido, aunque no exento de mala leche. Ya os contaré, pero de momento me está gustando mucho.


  16. Estoy leyendo El código secreto de la Biblia, de Michael Drosnin. Es un libro de la colección Los imprescindibles del misterio, de Círculo de Lectores.

    Por lo visto, en la Biblia original en hebreo, hay ciertas "profecías" ocultas, o no sé qué. Se ha descubierto con un programa informático.

    Uf, Koko, sin ser un experto en el tema ni conocerlo a fondo, me da toda la impresión de que es un timo de los gordos... Hace unos años leí un artículo muy simpático de un matemático que había conseguido profetizar el resultado de las finales de la NBA de 1998 siguiendo las técnicas descritas en el libro que mencionas, pero en lugar de emplear la Torah eligió una traducción inglesa de Guerra y paz, de Tolstoi (donde aparecían las letras necesarias, según las normas descritas en el libro de Drosnin, para formar las palabras Chicago Bulls y Jordan, autor de la canasta decisiva).

    Como dijo el tal Thomas, autor de la "profecía":

    "Hidden messages can be found anywhere provided you're willing to invest time and effort to harvest the vast field of probability. He, Drosnin, underestimates the power of chance combined with the brute force of computers. He says these messages are beyond the power of chance, and I've proven they are not."


  17. Acabo de releerme Desayuno en Tiffany's, de Truman Capote, que leí hace años y apenas recordaba. Novela sencillamente maravillosa, y con bastante más chicha que la descafeinada versión fílmica (que tampoco está mal, todo sea dicho). Parece mentira la capacidad que tiene Capote para dibujar a los personajes sin recurrir a prolijas descripciones.


  18. Hablando del ciento y de su arraigo en ciertas zonas de Castilla...

    Hace bastante tiempo, los testigos de Jehová comenzaron una campaña de proselitismo activo en algunos pueblos de la provincia de Madrid, y una pareja de ancianitas se plantaron con la revista de marras en la puerta de mi abuela. Lo que sigue viene a ser un extracto de su conversación después de las obligadas presentaciones y formalidades.

    - Pero ustedes no creen que lo mismo que los católicos, ¿verdad?

    - Nosotros creemos en la auténtica Biblia y en todo lo que en ella se nos enseña.

    - Pero ustedes no creen en la virginidad de la Virgen, por ejemplo.

    - Usted, como mujer, debería entender que eso es imposible.

    Y replica mi abuela:

    - Pero sí creen en todo lo demás, ¿no? En lo de Lázaro, los panes y los peces... ¿Saben lo que decimos por aquí? Que quien hace un cesto, hace ciento.

    Y con las mismas zanjó la conversación y les cerró la puerta. :D


  19. Pues ya me he acabado Happiness, de Will Ferguson, el libro con el que andaba liado. Si bien se trata de una novela de planteamiento original y contiene algunas escenas francamente divertidas, no creo que pase a la historia de la literatura universal.

    El argumento es interesante: ¿qué efectos tendría sobre el mundo actual la publicación de un libro de autoayuda que funciona de veras? Dado que toda la industria del ocio y un gran número de conglomerados empresariales (alcohol, tabaco, etc.) están basadas en la satisfacción de inseguridades o de necesidades que nos creamos, ¿qué pasaría en el mundo si las enseñanzas de un libro de autoayuda se extendiesen como la pólvora y nos hiciesen prescindir de todo eso? ¿Y si ese libro, ademas, nos proporcionase la clave para tener una vida sexual maravillosa y nos llevase de la mano para que nos olvidáramos de todas las necesidades materiales? Sí, en efecto, sería una especie de Apocalipsis, pero de buen rollo. :D

    El protagonista es el editor del libro, que rescata el tocho en cuestión del montón de los descartes y, sin saberlo, desencadena el fin del mundo (o eso parece) desde su humilde cubículo de una editorial de segunda fila. Gracias a él seguimos día a día los efectos que va produciendo el libro, Lo que aprendí en la montaña del gurú Tupak Soiree, en el mundo, en un retrato no exento de sorna de una sociedad muy parecida a la nuestra, en la que hay muchos charlatanes ganándose la vida con refritos ideológicos que pretenden ser terapéuticos, como las famosas series ¿Quién me ha robado mi queso? o Sopa de pollo para el alma.

    En resumidas cuentas, un libro entretenido, de lectura amena y sencilla y que te ventilas en un par de ratos. No obstante, después de ver el éxito de este libro de Will Ferguson, resulta más sorprendente aún ver que un autor como Carl Hiaasen siga prácticamente inédito en nuestro país. Hiaasen rebosa ironía y mala leche, e imprime un ritmo demencial, divertidísimo y maravilloso a sus novelas, también críticas con tantos aspectos desquiciados de la sociedad en la que nos ha tocado vivir, y seguramente tendría hueco en España al lado de Ferguson u otros autores similares.

    Para finalizar, tenéis Happiness en edición de bolsillo del sello Booket por 8,5 €. Supongo que todavía habrá por ahí algún ejemplar en rústica de la edición original de Emecé, pero no sé si merece la pena el desembolso adicional. Si se os pone a tiro, es una buena alternativa para ocupar un par de tardes o noches.

    A ver qué rescato ahora del montón de los libros pendientes de leer.


  20. Tengo especialmente atravesadas un par de novedades lingüísticas que se están extendiendo de manera preocupante. Son dos muletillas pertinaces que se infiltran en tu lenguaje diario sin darte cuenta (yo mismo decía una de ellas de vez en cuando, hasta que me empecé a vigilar :D). Véase:

    "Lo que es...". Circunloquio inútil pero que utilizamos cada vez más. Por ejemplo, hace poco en un programa de cocina de la tele: "Echamos lo que es el tomate". Arg, sí, es más largo, tiene más empaque, pero ¿y si echamos el tomate y santas pascuas? También oído en frases como "Estamos en lo que es el centro de convenciones...", etc.

    Otra muletilla que ya he oído más de lo que me gustaría es "Esto solo ha hecho que empezar", variante bastarda de "Esto no ha hecho más que empezar". No sé por influjo de qué ha surgido, pero me horripila.